EL FRANQUISMO CONTRA EL LEGADO DE CAJAL: EL EXILIO DE LOS CIENTÍFICOS

*******

 

ELEXILIOREPUBLICANO20052021 01

 

20.05.2021.- La dictadura de Franco persiguió la escuela científica de Cajal, integrada por prestigiosos científicos como Pío del Río Hortega, Rafael Lorente de No, Francisco Tello y Fernando de Castro, así como por Laura Forster, Manuela Serra, Soledad Ruiz-Capillas y María Luisa Herreros, que alumbraron entre 1907 y 1936 la Edad de plata de la ciencia española.

Los dirigentes franquistas practicaron una depuración violenta de funcionarios, profesores y trabajadores de las Administraciones públicas. Una ley de 10 de febrero de 1939, dictada casi al final de la guerra, estableció las normas para la depuración de los funcionarios públicos, con el propósito de crear una Administración pública al servicio del régimen y de excluir a los profesionales demócratas. Los asesinatos, la cárcel y el exilio y causaron una grave sangría en la vida educativa, científica y cultural. Entre los científicos que se vieron obligados a exiliarse se encontraban personalidades de reconocido prestigio como Pío del Río Hortega, Severo Ochoa, Odón de Buen, Ignacio y Cándido Bolívar, Blas Cabrera, Margarita Comas, Gustavo Pittaluga, José Giral, Juan Negrín, Gustavo Duperier, Pere Domingo, Josep Trueta, Emili Mira, Julio Rey Pastor, August, Santiago y Carles Pi y Sunyer, Antoni y Josep Trias i Pujol, Manuel Corachán, Pere Pi Calleja y José María Bellido, entre otros. La mayoría de ellos se dirigió a los países latinoamericanos y, sobre todo, a México.

El 19 de mayo de 1938, en plena guerra, Pedro Sainz Rodríguez, ministro de Educación Nacional del gobierno rebelde de Franco, emitió un decreto que procedía a disolver la Junta para la Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, que Cajal había dirigido durante tantos años. Al año siguiente, una ley de 24 de noviembre, determinó la creación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. El nuevo organismo estaba presidido por José Ibáñez, ministro de Educación, antiguo dirigente de la CEDA. De la gestión se ocupó José María Albareda, destacado miembro del Opus Dei, en calidad de secretario general. Comenzaba, así, una etapa autoritaria, intolerante y regresiva que alejó a España de las corrientes educativas y científicas más avanzadas.

 

Programa del ciclo

 

Cuándo: Dónde:

20 de Mayo de 2021

18:30 horas

Sede UGT - Madrid

Avda.  America, 25, Sala 5 E